Connect with us

¿Que deseas buscar?

Expropiación y estatización del cuerpo humano

Donar es un acto voluntario. Quitarnos algo contra nuestra voluntad es un acto de fuerza como es la nueva ley de donación de órganos por la que los cuerpos humanos pasa a pertener al estado, el que puede disponer de ellos para extraernos el corazón, pulmones, hígado, riñones, páncreas, corneas, válvulas cardíacas, huesos y piel. Los deudos podrán disponer del sobrante para enterrarlo que ya no es lo que era,. Además, para que el Estado obtenga el máximo resultado, deberemos incrementar nuestros gastos en salud para que nuestros órganos permanezcan en óptimo estado operativo.

 

Es un atentado en contra los derechos humanos porque solo seremos dueños de nuestro cuerpo si lo declaramos en forma explícita. Hitler, Stalin y Mao no podrían haber estado mas contentos. Si los 17 millones de chilenos rechazan la expropiación, tendrán que recurrir a los notarios, los que incrementarán sus patrimonios en $ 8.500 millones anuales, si se acepta el precio monopólico fijado por el Ministerio de Justicia o $ 136.000 millones si se acepta el acordado por la Corte Suprema.  Están felices. Le guste o no a los abogados existe el mercado de servicios notariales. El precio fijado por el estado es un acto de colusión penado por el DFL 211.  Ni la FNE ni el Tribunal de la Libre Competencia han iniciado las acciones que corresponde.

 

Leyes anteriores derogaron costumbres perversas que se prestaban para abusos tales hacer descuentos de dinero de los trabajadores por planilla o aceptación tácita cuando frente a un hecho que debíamos reconocer, como el estado de la cuenta corriente bancaria, se nos enviaba una carta la que indicaba que si no contestábamos, se daba por aceptado su contenido.  Ahora pasa lo mismo con nuestro cuerpo. A menos que le paguemos al notario para que no nos desmenucen, nuestro cuerpo seguirá siendo estatal.

 

Sorprendentemente, el Tribunal Constitucional no encontró reparos a esta nueva ley que abiertamente viola la libertad, el derecho de propiedad de los ciudadanos y de la igualdad ante la ley (los donantes, si necesitan un nuevo órgano, tienen prelación respecto de las donaciones disponibles). El Ministro de Justicia decretó un precio monopólico para los notarios y la Corte Suprema aprobó otro 17 veces mayor. Las ONG protectoras de los derechos humanos no ha dicho nada, igualmente el colegio de abogados no se pronuncia. La Iglesias y otras congregaciones religiosas mantienen silencio.

 

Sorprende igualmente el silencio de tanto constitucionalista que abogan por reformas por las buenas o por las malas.  Se olvidan que la constitución es la defensa de los derechos de los ciudadanos contra el abuso del estado como es este caso. Sabiamente Nicanor Parra nos recuerda que “La izquierda y la Derecha unidad jamás serán vencidas”

 

 

Javier Fuenzalida A.,

Profesor Universidad Finis Terrae

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.