Connect with us

¿Que deseas buscar?

Los glaciares y la nueva conciencia ambiental

(columna)

Uno de los desafíos que nos impone la sustentabilidad de los recursos hídricos tiene que ver con el conocimiento y cuidado de nuestras grandes reservas de agua dulce: los glaciares, sean “blancos” o los denominados “de roca” o “grises”, que es una mezcla de hielo con material rocoso en diversas proporciones a lo largo de la cordillera de Los Andes.

 

De los primeros se tiene algo de conocimiento, basado en estudios de universidades y de un seguimiento que realiza desde algunos años la Dirección General de Aguas. Pero de los de roca se sabe muy poco, ya que no pueden ser detectados con la sola observación científica a distancia.

 

Como país, requerimos comenzar a sentar las bases científicas y técnicas que nos permita en un futuro cercano conocer en profundidad el comportamiento de los glaciares, que constituyen un verdadero “seguro ambiental”. Se necesitan estudios específicos en terreno a lo largo de los macizos montañosos, a objeto de dotarnos de una mirada estratégica en materia de recursos hídricos de largo plazo para tomar las mejores decisiones en función del bienestar de los asentamientos humanos y de su respectivo desarrollo económico y cultural.

 

El cambio climático es un fenómeno global real que está afectando a Chile, con efectos sobre la disponibilidad de agua, que impacta de manera preocupante en los glaciares que conocemos, en los que se ha verificado una disminución de su volumen en comparación con décadas pasadas.

 

Si a ello agregamos que ya completamos cuatro años con déficit de precipitaciones de agua lluvia y nieve, con embalses semivacíos y poca nieve en la cordillera, el panorama no es alentador. La escasez hídrica llegó para quedarse, y ya es posible advertir un desplazamiento de esta al sur de la región del Biobío.

 

Tradicionalmente, los usos del agua dulce se han identificado con el riego, la producción de agua potable, el desarrollo industrial y minero, así como con la generación eléctrica. Pero hoy en día esa visión ha cambiado. Existen otros usos que cobran relevancia, tales como la conservación de los recursos hídricos para el mantenimiento de los ecosistemas, el turismo y la biodiversidad, reconociéndose, además, los valores culturales, étnicos y hasta religiosos asociados al agua.

 

En esta lógica, es un error y una impropiedad sostener -como habitualmente se hace- que el agua que no se embalsa se pierde en el mar, porque ello implica desconocer que el recurso no puede tener solo fines productivos, sino también ambientales, y las desembocaduras de los ríos constituyen ecosistemas que es necesario preservar y proteger.

 

En consecuencia, resulta evidente que debemos avanzar hacia el manejo integrado del recurso hídrico para garantizar la sustentabilidad de la vida como una meta de todos los chilenos y de todos los sectores económicos. Ante ello, el desafío inmediato es conocer la reserva hídrica que tenemos alojada en los glaciares.

 

Chile no nos pertenece sólo a quienes hoy lo habitamos. De nuestro comportamiento actual va a depender la vida de las futuras generaciones. Como industria medioambiental que gestiona el ciclo integral del agua, incluyendo la descontaminación de la totalidad de las aguas servidas, queremos contribuir a la formación de conciencia ambiental en el marco de la reciente celebración del Día Mundial del Agua.

 

 

Guillermo Pickering de la Fuente

Presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios, Andess A.G.

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.