Connect with us

¿Que deseas buscar?

Las Platas Políticas

columnista5

Aumentará innecesariamente el número de diputados y senadores. Bastaría con que los parlamentarios trabajaran en legislar el mismo número de horas anuales que el común de los trabajadores chilenos (220 días al año, 8 horas diarias). Se aprobó también aumentar la desigualdad política de los chilenos en función de la geografía, norma inconstitucional e inesperada de un gobierno que predica reducir la desigualdad. Está pendiente el financiamiento de la política, mientras tanto aumentan los escándalos por malas prácticas e ilegalidades en las firmas para presentar candidatos, en donaciones que superarían los límites de la ley, en documentos ideológicamente falsos, en platas recibidas del extranjero como el caso de ARCIS y la colecta en el Yate organizada por el canciller aún no aclarada. Quizás cuántas otras habrá.

Las normas de financiamiento de partidos políticos, campañas y candidaturas es un enredo creado por la clase política que se presta para todo tipo de maquinaciones cuyos resultados estamos viendo.

 

¿Por qué no simplificar el sistema? Un número no menor de políticos propicia el financiamiento estatal. La política es un bien público porque no tiene rivalidad en su uso o consumo (muchas personas pueden usar la oferta de servicios políticos en forma simultánea) y son no excluyentes (es muy costos restringir su uso), por lo que el costo marginal es cero, en consecuencia su precio de equilibrio también es cero. Siendo así, corresponde implementar el mecanismo de asignación de los fondos del financiamiento político contemplado en el presupuesto fiscal. Si se hace en la forma que las actuales leyes establecen, tanto para el financiamiento privado como público, los vicios que estamos observando se repetirán, porque persiste la tentación de repartir de acuerdo a los propios intereses partidarios. Por consiguiente, hay que proponer un sistema que margine a la burocracia de este proceso.

 

Dado que los recursos provienen del sistema tributario, del bolsillo de todos los chilenos, son estos los que deben manifestar sus preferencias en forma directa. El mecanismo es simple. Anualmente el total de las platas a ser aportadas a los partidos o a los candidatos (cuando hay elecciones), se dividirá por el número de electores (aproximadamente 14 millones de personas), mas o menos $1.000 por elector. Cada ciudadano presentará obligatoriamente su declaración confidencial al Servicio Electoral indicando el partido de su preferencia y cuando corresponda, el candidato por quien desea votar (la fórmula del financiamiento privado que existe hoy) y será el SERVEL el organismo que ordenará a la Tesorería General la entrega de los fondos que de esta manera se asignen. No se requiere otra fórmula, excepto la rendición de cuentas de las platas con los comprobantes legales pertinentes. Copia de estos últimos el SERVEL remitirá al SII para los efectos tributarios.

 

Claro como el agua. Otro sistema sólo se prestará para falsedades.

 

 

Los Javier Fuenzalida A.

Profesor, Universidad Finis Terrae

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.