Connect with us

¿Que deseas buscar?

Streaming arrasa con la TV del siglo XX

A comienzos del siglo XX Joseph Schumpeter acuñó la expresión “destrucción creativa” para referirse a los sucesivos adelantos en la ciencia y la tecnología cuyo efecto es sacar del mercado a las empresas que no incorporan los avances dejándole espacio a las nuevas empresas innovadoras. De paso, profesiones y oficios desaparecen, pero también surgen nuevas. Algunos ejemplos. Los jets desplazaron a los aviones a pistón, los tripulantes y mecánicos tuvieron que reciclarse. los computadores reemplazaron los viejos registros contables y maquinas calculadores y surgieron los técnicos en informática, pero desaparecieron las taquígrafas y secretarias. No se redujo la demanda por trabajo como algunos temian. Todo lo contrario, aumentó y se enriqueció con los nuevos conocimientos.

 

En los medios de comunicaciones ocurrió otro tanto, las radios FM han ido acabando con las AM, la TV análoga da paso a la digital y en este campo se produce un cambio radical en los modelos de negocios porque además las innovaciones han hecho posible las transmisiones por cable, por satélite y se puede ver no solo con los nuevos receptores más sofisticados, sino que también por computador, tablet y celular. Con el modelo de negocio actual, una estación cuenta con los operadores técnicos para lanzar sus ondas al aire, inventores y desarrolladores de programas, noticias, comedias, novelas, matinales, entretenciones, cine, actores, músicos y animadores que los ejecutan remunerados con sueldo fijo trabajen o no. La producción propia se combina además con la compra de programas a terceros.

 

Estos cambios han determinado un nuevo modelo de negocios. Hay una descentralización en que algunas estaciones solo transmiten y otros son los productores de los programas. La TV no solo deja de ser autárquica y exclusiva y las nuevas tecnologías de producción permite a los productores de programas a venderlos a quien quiera por la vía del streaming. Netflix, Amazon, Disney, Spotify, Apple y otras que están apareciendo no necesitan todo el aparataje que tienen las estaciones de tv para vender por streaming llegando a un masivo mercado globalizado de cientos de millones de clientes a un precio muchísimo más bajo que el que ofrece la estación televisión, el cine e incluso la venta “on demanda”.

 

Este es el segundo golpe mortal para la TV. Si uno quiere ver un programa, “on demand” tiene que pagar unos $ 7.000 y lo pueden ver, por una vez, cuántos quepan en el living de la casa. Mas barato que ir a un cine en que cada asistente debe pagar cada esa suma, más “cabritas” y estacionamiento. Pero la modalidad on demand también está sucumbiendo porque el streaming cuesta más barato aun, $ 10.000 mensuales y ofrece miles de películas, de todos los géneros que pueden verse cuantas quieran veces uno quiera por todos lo que tengan acceso al contrato. El precio marginal es casi cero. Si veo una película por día el precio ería $ 333. Si la vemos cuatro personas es $ 83 y si la repetimos una vez $ 41 ¿Hay algo más barato que eso en el mercado?

 

Nuestra televisión aún no ha reparado en su obsolescencia y las encuestas de opinión detectan la creciente mala calidad de los programas. Los ratings son miserables. Como gran cosa de repente un programa llega al 28 %, pero normalmente fluctúan entre 1 % y el 10 %. Consecuentemente, los precios de la publicidad caen al punto de no ser suficientes para sustentar el costo de sus insumos y del ejército de operadores, periodistas, músicos y actores que pululan por sus estudios, con altos sueldos, trabajen o no. Esta práctica en desuso los lleva a la quiebra como es el caso de TVN. Otros ya se han puesto las pilas y han están adoptando el nuevo modelo, combinando la trasmisión tradicional con la producción comercial de programas comercializables el mercado streaming y con ello la publicidad también va migrando.

 

TVN quiere US $ 47 millones para continuar haciendo lo mismo más us $ 16 para iniciar una TV cultural de producción propia para cumplir con su ley orgánica cuyo objetivo es la promoción de la cultura y valores, combinando de esta forma sus actuales frivolidades, farándula y un mediocre periodismo con algo de más categoría.

 

Estos ajustes nunca resultan. Es mejor liquidar TVN con un proyecto aparte de televisión cultural, desarrollado y gestionado por expertos que hoy no posee, algo que el estado nunca ha logrado a pesar de sus intentos. Bajo este esquema la programación puede abastecerse en un mercado tan amplio como es el mundo cultural internacional.

 

La prensa televisiva es otra área conflictiva. Tiene un bloque deportivo que solo trasmite futbol. Hay un club italiano que es Milano, o Milán en español, pero los comentaristas los llaman Mílan, como si fuera inglés. Los noticieros publican imágenes añejas como si fueran en vivo y engañan al televidente porque no les colocan una señal que diga “archivo”. De esa manera transmiten noticas de ayer o de antes de ayer como si estuvieran sucediendo ahora. Decenas de periodistas que no saben pronunciar los nombres extranjeros o palabras en inglés u otro idioma. Tienen una equivocada tendencia a esdrujular palabras que tiene acento grave. Los noteros, gritan, no cambian de ritmo ni de tono de voz y repiten lo mismo una y otra vez, alargando sus notas inútilmente. Inventan y mienten, pero no lo reconocen. Hace algunas semanas denunciaron que había aletas de tiburón en el techo de la embajada de Vietnam, pero al día siguiente se supo que eran de una casa vecina. Ningún canal corrigió tal falsedad. La visita papal pasó a segundo plano para copuchar sobre el obispo Barros. Los foros electorales se enfocaron hacia preguntas capsiosas sobre hipotéticos pecados de los candidatos para hacerlos pelear frente a las cámaras y no a formular las que son de interés de los votantes.

 

La mala calidad de los programas y sus contenidos está incentivando que los televidentes migran hacia el cable, reconociendo que de los 70 u 80 canales disponibles el 90 % sin igualmente malos, per por lo menos se puede elegir. La penetración del streaming es cada vez mayor.

 

Los cambios en el modelo de negocios y el desarrollo de las redes es algo que viene ocurriendo desde fines del siglo pasado. El Senado lleva ocho años desarrollando los meses de enero el Congreso Futuro, pero los que asistimos regularmente hemos podido constatar que la ausencia de parlamentarios, por lo que continúan siendo ignorantes en materias culturales y científicas, por lo tanto, aprobando leyes mediocres o para regular esquemas obsoletos. La aprobación de la capitalización de TVN es uno más.

 

 

Javier Fuenzalida Asmussen

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.