Connect with us

¿Que deseas buscar?

La importancia de una alimentación saludable en la adolescencia

La adolescencia es un periodo marcado por el crecimiento y los cambios hormonales. Lo importante es que durante esta etapa los padres ayuden a sus hijos a crear consciencia sobre la importancia de comer sano para tener una buena calidad de vida cuando sean adultos.

 

 

 

De acuerdo a cifras entregadas el 2017 por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb),  los índices de obesidad de los alumnos de primero medio aumentaron en un 2,7% el último año.

Sin duda, estos números dan cuenta de los malos hábitos alimenticios y la inactividad física de los jóvenes. Sin embargo, los niños y adolescentes, al estar en un periodo de crecimiento y cambios hormonales, tienen necesidades nutricionales aumentadas debido al crecimiento.

Al respecto, Paulina Hernández, nutricionista y Jefa del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos, destaca que, “en niños y adolescentes en etapa de crecimiento, no se debe restringir la cantidad de alimentos sino más bien hay que supervisar la calidad y cantidad de ellos para satisfacer sus necesidades nutricionales específicas asociadas al crecimiento. Si comen lo justo y necesario, ligado a lo que gastan, podrán seguir creciendo y a la vez alcanzar un estado nutricional normal”.

Además, es importante considerar que los niños, desde la primera infancia, y adolescentes con sobrepeso u obesidad tienden a continuar siendo obesos durante el resto de su vida, por lo mismo son candidatos a sufrir patologías asociadas a la obesidad.

Dentro de este contexto, la adolescencia es momento ideal para realizar una intervención nutricional para mejorar la calidad de vida de estos futuros adultos. Para ello, la experta de Sodexo recomienda:

  • No comprar lo que no queramos que coman: la creciente necesidad de independencia en esta etapa de la vida hace que muchas veces los jóvenes quieran comer fuera de la casa o encargarse ellos de su alimentación. No obstante, es importante que en hogar tengan acceso a comida saludable. En ese sentido, es fundamental no comprar habitualmente dulces, chocolates, papas fritas y comida chatarra para que ellos coman libremente. Siempre debemos pensar, lo que tengamos a mano es lo que comeremos, sin cuestionarnos.

  • Horarios: los padres deben ser estrictos en los horarios de comida. Lo ideal es comer las 3 comidas principales del día, desayuno, almuerzo y comida, y dos colaciones: una a media mañana y otra en la tarde. Es importante que estos snacks también sean lo más sanos posible, y evitar que los adolescentes se salten las comidas.

  • Evitar alimentos ricos en azucares refinadas y grasas trans: el exceso de estos dos elementos facilita la obesidad. Por el contrario, los alimentos que debemos aumentar las porciones son las frutas y las verduras.

  • Ojo con los cereales: si bien son una opción rápida para el desayuno, muchos de ellos contienen azúcar o miel y algunos, grasas en exceso, como los de chocolate. También se debe disminuir el uso de harinas refinadas. Mucho mejor pan y cereales integrales con menor aporte de azúcar, grasas y calorías, que hoy abundan en el mercado y se pueden identificar fácilmente por los sellos.

  • Menos jugo y más agua: se recomienda no tomar una elevada cantidad de jugos o bebidas no naturales y se sugiere aumentar el consumo de agua, dos litros al día, en comparación con otro tipo de refrescos, que mayoritariamente contienen azúcares y aditivos.

  • Más movimiento y menos tecnología: esta última ha alejado a los niños, adolescentes e incluso adultos de la vida al aire libre y en movimiento. En este punto, los padres deben poner límites y potenciar la vida saludable. Lo mejor es tener horas y espacios establecidos para el uso de tecnología, mientras menos mejor.

Una mala educación alimentaria y las asociaciones de los alimentos a premios y/o castigos en la niñez, pueden producir trastornos como los desórdenes por atracón, la bulimia y la anorexia, los cuales son más frecuentes de aparecer en jóvenes.

Por esto, es tan importante crear conciencia sobre la alimentación saludable, la práctica de deporte, y el evitar la comida chatarra como parte de lo necesario para vivir, así como asumimos que hay que bañarse, debemos asumir que hay que alimentarse de manera sana, equilibrada, variada y suficiente

“Es importante crear esta consciencia saludable desde edades tempranas, para que así los niños crezcan con estos principios y sea más fácil mantenerse sanos en el futuro. Hay que considerar que en los dos primero años de vida, es cuando más hábitos alimentarios y de vida se aprenden y se consolidan. La clave está en la alimentación que los padres quieran, enseñen y le den a sus hijos”, concluye la especialista.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.