Connect with us

¿Que deseas buscar?

Columnas

LOS SUPERHÉROES SÍ EXISTEN


Cuando era niño y corría, con mi camiseta “Celeste” de cada navidad por la plaza de mi barrio en Rancagua (población William Braden), siempre imaginé cómo sería volar y despegarse de la tierra. Me ilusionaba la posibilidad de traspasar muros y hacer realidad los sueños imposibles.
Pero con mi aspecto desgarbado, enjuto y huesudo, esa quimera colegial, no tenía ni una alternativa de ser real en mi mundo sicodélico, repleto de dudas e incertidumbres.
Transitaron los años y el tiempo irrestricto se vino encima, pero nunca dejé de crear en mi mente, ese gol final a estadio lleno, ese que entre escaños rotos, piedras y pasto seco, hacía con mis amigos en las pichangas interminables de los domingos, que solo finalizaban cuando nuestras mamás nos iban a buscar de una oreja.
Por eso, cuando el “Tucu” Hernández, acarició el centro calculado de Yerson Opazo en la final ante Católica (2013), el cruce y choque con mis propias vivencias se abrazaron en un gesto de amor puro, de pasión contenida y desenfreno de emociones reprimidas durante más de cinco décadas.
Ese día no solo comenzó la historia, pues, para muchos esa fue la jornada que cerró el ciclo ausente, que encontró a la vida para dar el
paso siguiente. Sin hacer un juramento, allí con el “Tucu”, hicimos un compromiso.
Hombre de pocas palabras y alto impacto físico. 

Joven humilde y líder en las sombras de pasillos oscuros, donde a veces el que grita más es quien se impone. Lo suyo es la tolerancia y el equilibrio. La sapiencia y experiencia, puesta al servicio de sus compañeros, por los cuales deja la sangre en cancha.
Un deportista de bien, educado, padre de familia y que eligió a la capital regional, como su casa por adopción. Miembro y campeón con la “Generación Dorada” chilena, derrochó clase técnica y actitud, lejos de los flashes y las grandes concentraciones mediáticas.
Pasadas las horas de ese 10 de diciembre año 2013 y cuando la euforia seguía presente, me dí cuenta que nunca nadie, con un solo disparo al arco, me había hecho tan feliz. Le pido disculpas a mis hijos, porque son lo más preciado, pero el quiebre emocional que generó ese equipo, comandado por el chileno, es muy complejo que se repita.
Además en esa noche iluminada inolvidable, me enteré por certezas en terreno y por festejos que estaban en el destierro, que los superhéroes sí existen. Sin saberlo estaba en el equipo de mis amores, vestía la 10 y pelo mohicano.
“Tucu”, construiste un podio que no teníamos. Nos hiciste visibles y grandes. Nos metiste en un ranking donde no figurábamos. Hiciste tomarse de la mano a los “16” y trajiste de vuelta a los partieron sin poder gritar campeón.
Eres el más grande de los grandes. No tienes idea cómo te vamos a extrañar ni aún comprendes lo que lograste con tus pies benditos. Bajo tu mando, subimos y conocimos el olimpo. Bajo tu tutela, los rancagünos supimos que podíamos y que el fútbol es una forma de expresión y cohesión social.
 
 ¡Gracias “Tucu”, desde ahora, ya eres inmortal!

Columnas

Por María Cristina Fernández, Managing Director de KPMG Law. En 2022, el Gobierno presentó un proyecto para reformar el sistema previsional en nuestro país,...

Columnas

Regresa la fiesta del fútbol, esa que hace vibrar a millones de personas en el mundo, pero que en Chile y por conductas de...

Carta al Director

Soy atleta paralímpica con una larga carrera deportiva, participé de Río 2016, Tokio 2020, fui campeona Mundial Juvenil y obtuve medalla de plata en...

Columnas

Por: María de los Ángeles Latorre, Seremi de Obras Públicas, región de O’Higgins. Es hora de balances, de revisar lo realizado y proyectar el...

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.