La presencia prehispánica en la Plaza de Los Héroes

Los hallazgos más antiguos recobrados en la Plaza de Los Héroes, corresponden a fragmentos de vasijas de arcilla y a dos entonatorios localizados en el sector Norte, todos pertenecientes al periodo Alfarero temprano (200 a.C. – 900 d. C.)

Entre los fragmentos cerámicos destaca uno decorado con incisiones o otros decorados con hierro hologístico, elementos agnósticos de la alfarería temprana.

También se encontraron fragmentos de arcilla decorados y puntas de proyectiles pertenecientes al período alfarero intermedio (900 d.C. a 1.740 d.C.) cuyas características permiten adscribirlos al “Complejo Cultural Aconcagua”. Estos fragmentos cerámicos son de color anaranjado y están decorados con líneas de color negro en el labio del cerámico, con líneas formando triángulos o con un diseño que podría corresponder al motivo denominado “Trinacrio”.

Estos hallazgos muestran que el lugar seleccionado para disponer la Plaza Mayor de Rancagua, fue habitado por los grupos originarios de nuestro país, mucho antes de la llegada de los españoles a la zona y que durante el período Alfarero Temprano, era un espacio sacralizado, donde sepultaban a sus muertos.