Batalla de Rancagua

El vino del recuerdo

…”y eran 120 patriotas, extenuados por la lucha sostenida en Rancagua. Con O’Higgins a la cabeza, llegaron hasta las tierras de Santa Rita, donde Doña Paula Jaraquemada, dueña de esos predios, los amparó ocultándolos en una bodega.

Aquella noche del 2 de Octubre de 1814, la libertad de refugió en Santa Rita, en la misma bodega en la que hoy se enriquecen los mejores caldos que dan cuerpo a uno de los mejores vinos de la región”.

Trinchera de La Merced: Capitán José Antonio Sánchez con 100 hombres y 2 cañones.

Trinchera San Francisco: Capitán Antonio Millán y Manuel Astorga con 200 hombres y 3 cañones.

Trinchera Poniente (calle Cuadra): Capitán Francisco Javier Molina con 150 hombres y 2 cañones.

Trinchera Este: Capitán Hilario Vial con 100 hombres y 2 cañones.

En el costado NW (actual Intendencia): se instaló el hospital de sangre.

En la plaza se sitúan los hombres restantes y la caballería guiada por Ramón Freire y Capitán Rafael Anguita.


Ataque Realista

Primer ataque: 10:00 A.m., en el 1 de Octubre de 1814, ataque frontal, mueren muchos realistas. Osorio se instala en la Casa de la Cultura.

Segundo Ataque: 14:00 P.m., realistas hacen trincheras a una cuadra de los patriotas en la calle Sur (Estado), es tomada por Maruri. Realistas forman trincheras en boca calle Ibieta con Estado (San Francisco), son rechazados en todas las trincheras después de 2 horas de batalla.

Tercer ataque: a la caída de la tarde, se rechaza a los realistas. Estos incendian las casas vecinas a la plaza y rompen las murallas internas de las casas cercanas a la plaza para llegar a ella.

2 de octubre: avanza la 3ª división patriota por el Norte, al mando de Carrera, se presiona de tres cuadras de la Alameda, los realistas en tanto, se atrincheran en las tapias con 200 hombres. Otros 200 hombres para contener la infantería y por último 200 más para recortar la retaguardia patriota.

En la plaza los patriotas resisten un cuarto y un quinto ataque. Carrera se retira al Norte, mientras continúan los incendios de casas vecinas y explotan los polvorines que quedan.

Sexto ataque: los realistas nuevamente son repelidos, escasean los víveres, las municiones para los patriotas, los vecinos que aún se mantienen se encierran en la Iglesia, mientras que los artilleros que han muerto han sido reemplazados por soldados inexpertos. En la calle Estado se incendian 60 casas.

12:00 horas, solo resta un cajón de municiones de de fusil, muchos oficiales han muerto y otros están heridos.

14:30 horas, O’Higgins decide abandonar la plaza, salen a caballo por la trinchera Norte, que aún se defendía, la trinchera W ya estaba abandonada. Los realistas toman la ciudad la saquean y destruyen.

Después de la batalla, mueren alrededor de 2000 personas, entre patriotas, españoles y civiles.

Los realistas muertos son sepultados en la Iglesia San Francisco, en el interior o en sitio contiguo. La mayoría de los cuerpos fueron sepultados en fosas comunes, en calle Recreo, fuera de la Villa.