El Cuartel de Osorio

Declarada Monumento Nacional, esta vetusta casona colonial, fue el Cuartel del Coronel mariano Osorio, durante los días previos a la Batalla de Rancagua.

La Municipalidad de Rancagua, la ha destinado como Casa de la Cultura y es una de las reliquias que aún persisten de lo que fue la Batalla de Rancagua.

Casa de la Cultura

La propiedad de un piso, situada en la esquina Sur Oriente de la calle Millán con Avenida Cachapoal, y que corresponde al ala Norte del antiguo inmueble, es la única estructura que queda en pie de un conjunto de habitaciones que sirvieron de casa patronal al fundo El Puente Hijuela de la hacienda del Carmen.

De acuerdo a los antecedentes históricos que obran a la fecha, su dominio, a comienzos del siglo XVIII señala que perteneció al Presbítero Don Gabriel de Soto y Córdova, quien en 1744, un año después de la Villa Santa Cruz de Triana, hoy ciudad de Rancagua, la cedió en herencia a su sobrino Francisco Soto.

Cita la historia en el mismo lugar en que se emplaza la actual edificación que cobija a la Casa de la Cultura de Rancagua, estuvo construida la casa patronal que sirvió de cuartel general al estado Mayor del Coronel Realista Osorio, durante el sitio de Rancagua.

Las características constructivas más interesantes del inmueble, la constituyen su aspecto colonial rural, emplazado sobre el cimiento de grandes piedras del río pegadas con barro. Su muro estructural de adobe de 0,70 mts. De espesor, y las armaduras de techumbre y pilares de madera de roble. Protege a la vivienda una cubierta de tejas de arcilla hechas a mano.

Los pisos son de tabla y pastelones de arcilla de 0,30 x 0,30 cts. En sus corredores.

La propiedad está rodeada al Norte y al Oriente por un antiguo parque que colinda con la Biblioteca Municipal y la fachada de ladrillo de la Iglesia San Francisco que dan inicio a la calle Estado y constituyen su histórico entorno.

El estado de conservación es bueno y puede ser visitado en horario de atención es de 10:00 a 19:00.

Declarada Monumento Nacional mediante decreto Nº 304 del 29 de mayo de 1984, del Ministerio de Educación. Su actual propietario es la Municipalidad de Rancagua y en ella se efectúan exposiciones de pintura y fotografía.