Iglesia La Merced

Otro importante monumento de esta ciudad es la Iglesia de la Merced, ubicada a una cuadra al Norte de la Plaza de Los Héroes, en el antiguo solar destinado a esa orden religiosa desde la época de la fundación de la ciudad.

En los primeros años de su existencia, tiene el carácter de Hospicio. En 1758 la Orden Mercedaria funda el convento San Ramón Nonato. Se desconoce la fecha de construcción de la actual iglesia.

Desempeñando un papel muy importante durante la Batalla de Rancagua. “… La iglesia, testigo de este recordado hecho de armas, es la actual en sus rasgos externos, con excepción de una posible modificación en la forma de la torre, rehecha en 1857”. Constan las obras de refacción en los años 1877 y 1889, pero la mayor intervención la constituye la decoración de la nave central en estilo neorrenacentista, realizada en 1893 por el arquitecto Ignacio Cremonesi.

La restauración de 1975 la despoja de la ornamentación de fines del siglo XVX, quedando sus gruesos y altos muros blancos y lisos.

La torre está adosada a la nave, en su alto de planta se encuentra la escalera que conduce al coro y a la plataforma del tambor superior que aloja las campanas. El tambor es octagonal y está forrado en láminas de cobre, a pesar de la sencillez de su factura es un buen ejemplo de la arquitectura Colonial.

Durante el 1 y 2 de octubre de 1814, ocupó un lugar destacado durante la Batalla de Rancagua. La historia señala que desde su torre central el General Bernardo O’Higgins izó la bandera negra, señal de la lucha a muerte.

El entorno de la manzana, donde se encuentra emplazada la Iglesia, no ha variado en forma y estilos. Lo cual le ha valido el título de ser declarada zona típica, mientras que la iglesia, fue declarada Monumento Nacional. Su estado de conservación es bueno y puede ser visitada diariamente.