Connect with us

¿Que deseas buscar?

Desigualando a los Iguales

columnista5

Todos somos iguales ante la ley…excepto ante el proyecto electoral de este gobierno que impone una arbitraria desigualdad a los derechos políticos de los ciudadanos. Seremos desiguales cuando acudamos a elegir a nuestros representantes. El proyecto crea falsas categorías en que unos son políticamente más capaces que otros, dependiendo de donde viven.
En este sentido la reforma electoral sigue los pasos de las reformas tributaria y educacional. La primera creó tributos sobre rentas inexistentes, la segunda acabará con la libre prestación y elección de la educación. En seguida vendrá una reforma laboral que le entregará facultades monopsónicas/monopólicas a los sindicatos y una reforma expropiatoria de los derechos de uso de las aguas. Cada reforma nos va quitando algo de libertad y la suma de esos algos nos lleva a una venezuelización.
Alguno críticos, superficialmente y sin abordar la igualdad ante la ley, cuestionan la nueva forma de definir el número de parlamentarios de cada distrito, agrupados de modo que favorezcan a la presunta clientela de la Concertación y PC. Por ejemplo, en el nuevo distrito 10, a Providencia y Ñuñoa le suman Santiago, Macul, San Joaquín y La Granja para darle mayor peso a los ciudadanos de ingresos medios y bajos por sobre los de mayor ingreso, pudiendo crear una mayoría espuria según nivel de ingreso y no por igualdad política como manda la Constitución. Otro, el 11 donde a Vitacura, las Condes y Lo Barnechea se le agrega la Reina y Peñalolén con el mismo objetivo. En otros se agrupan ciudadanos que poco tienen en común como el 7, Valparaíso, donde a las comunas costeras se le suma Juan Fernández e Isla de Pascua. No habrá ninguna posibilidad que un pascuense o un juanfernandino llegue al parlamento.

La arbitrariedad de esta desigualdad queda al descubierto cuando se examina el valor del voto de cada elector. Bastan tan solo 36.657 votos en Aysén (distrito 27) para elegir un diputado. En el distrito 8 (Cerrillos, Pudahuel, Maipú, Colina, Lampa, Tiltil, Quilicura) se necesitan 221.451 votos, 6 veces más que el de un aysenino cuyo voto en la Cámara valdrá lo mismo que el del distrito 8. Así, un iquiqueño vale la mitad de un ariqueño, un copiapino vale más del doble de un antofagastino, un puentealtino vale casi tres veces más que uno de La Granja, etc. No hay dos distritos donde los votantes tengan igual fuerza política y eso no es democracia sino una suerte de dictocracia política.
Algunos filósofos políticos han ideado diversos sistemas electorales discriminatorios en que no hay igualdad ante la ley. Sin embargo, los ingleses, han optado por lo justo. Cada distrito electoral elige solo un parlamentario: el que obtiene más votos.
Es de esperar que nuestra democracia opte por el justo unimodal, en vez de violar la igualdad ante la ley. Si no fuera así, será tarea del Tribunal Constitucional.

 

 

Javier Fuenzalida A.

Profesor, Universidad Finis Terrae

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.