Connect with us

¿Que deseas buscar?

Reos

 columnista5

 

Hace algunas semanas escribí una columna sobre la necesidad de modernizar nuestro Código Penal y el respectivo Procesal porque está añejo y es un incentivo para los delincuentes, considerando que es mejor dedicarse a esta actividad que trabajado honrado, dado que la probabilidad de ser condenado es ínfima, un 1,2%. Afortunadamente, un ex subsecretario a cargo de la seguridad pública del anterior gobierno de Bachelet reconoció públicamente el lucro delictual consecuente de nuestra añeja legislación penal.

 

He recibido algunos comentarios de cientistas sociales, como lo esperaba, sosteniendo que mi propuesta es inhumana, que las cárceles son escuelas de delitos y otras consideraciones por el estilo. Concuerdo con ellos en que el sistema carcelario agrava las penas a que los condenados están sujetos a la privación de la libertad, se suma las condiciones en que deben cumplir la sentencia. Así se entiende que hay jueces que prefieren otras inicuas como las penas remitidas, la reclusión nocturna, la firma periódica y otras formas “holísticas” para que los condenados cumplan su sentencia. Así, 48.000 condenados se pasean alegremente por nuestras calles.

 

Independiente de las políticas y programas de reinserción social, hay que modificar el sistema carcelario porque el medio en que viven los reclusos hace que se pierdan los esfuerzos de los que abnegadamente ejecutan esos programas.

 

Desde luego es necesario segregar (palabra que desagrada tanto a la Concertación) de modo que los reos peligrosos, sean concentrados en centros separados de los primerizos y segregar también a los que cumplen condenas por delitos menores. Hay que construir nuevas cárceles, pero con esas características, como también crear colonias penales. Tenemos territorios vacíos donde podrían recluirse a los más peligrosos. Por ejemplo, las islas San Félix y San Ambrosio que no tienen ningún uso útil. ¿Por qué no en la undécima región, ya que por el momento no habrá Patagonia con represas, o porque no utilizar parte del desierto de Atacama en vez de molinos y placas solares? Los reos menos peligrosos o los primerizos podrían ocupar las actuales cárceles existentes en las ciudades. Estas son algunas soluciones.

 

No soy experto, pero me imagino que habrá expertos en infraestructura, urbanistas, psicólogos, psiquíatras o sociólogos capaces de desarrollar un programa de segregación, ya que ni las autoridades de gobierno ni los parlamentarios son capaces de hacerlo.

 

 

Javier Fuenzalida A.

Profesor, Universidad Finis Terrae

 

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.