Connect with us

¿Que deseas buscar?

Conducta Política

columnista5

Mientras consumidores y medianos y pequeños empresarios sufren para obtener un crédito financieros, ellos lo obtienen sin mayor dificultades cuanto más próximos están de los altos rango de la nación.

 

Abruma y asusta el creciente desprestigio, no de la política en sí, sino de la clase política. Se anuncia con grandilocuencia nuevas leyes para evitar las censurables conductas que tenemos que soportar, sin una objetiva retrospección sobre sus causas: la ética. El desprestigio no es un cuento inventado por nosotros. Son sus actos y conductas los denunciantes.

 

Mientras se nos restringe cada vez más el ejercicio de nuestros derechos, ellos manejando el Estado, se meten en nuestros bolsillos para confiscar el fruto de nuestro trabajo mediante tributos para cubrir gastos discutibles. Han metido al Estado en las relaciones sexuales de los ciudadanos para ordenar quién y con quién podemos casarnos, divorciarnos o asesinar al que está por nacer. Usan el estado para forzarnos a pertenecer a un sindicato o a una AG para poder trabajar. Se violan así los derechos humanos, económicos, sociales y los de los niños establecidos en la Constitución, la Convención de la ONU sobre DH y los Derechos del Niño.

 

Una metamorfosis los ha transformado de servidores públicos en ganadores de rentas. Se han fabricado un nivel de ingresos para situarse en el primer quintil de la distribución, inalcanzable para la mayoría de los chilenos. Diputados y Senadores que perciben ingresos entre $20 millones y $30 millones mensuales, de los cuales ellos mismos han decidido que apenas un tercio es remuneración tributable, quedando exentos dos tercios. Simultáneamente nos gravan con ingresos inexistentes. Altos funcionarios públicos y sus familiares, sin mayores méritos que ser del partido, se asignan remuneraciones irritanes. Mientras tenemos que ofrecer nuestros servicios laborales, ellos y sus parientes se los adjudican solapadamente, sin concurso, o torciendo la nariz al Consejo de la Alta Dirección Pública y demás normas.

 

Mientras trabajamos 220 días al año, 8 horas por jornada, el parlamentario trabaja menos de 180 días y solo algunas horas. Mientras gozamos 15 días hábiles de vacaciones anuales, ellos se otorgaron cuatro semanas completas más una adicional por mes, en total 4 meses sin trabajar y la legislatura “en veremos”.

 

Mientras consumidores y medianos y pequeños empresarios sufren para obtener un crédito financieros, ellos lo obtienen sin mayor dificultades cuanto más próximos están de los altos rango de la nación.

 

Mientras se atienden en las mejores clínicas del país, el 85 % de los ciudadanos debe hacerlo en los precarios centros públicos. Mientras sus hijos los envían a los mejores colegios privados, el resto tendrá que hacerlo donde el estado abusador decida.

Mientras en la IX Región no impera el derecho, la Presidente se refugia en un lago cercano, sin acceso, y cree resolverlo sobrevolando una mini erupción del volcán Villarrica.

 

Hay muchos otros “Mientras” largo de enumerar. Una burla a la prédica de la inclusión y la igualdad paro nosotros pero no para ellos. Las propuestas actuales son tan solo una aspirina. Como decía el jardinero de mi casa, el que tiene la regadera nunca se moja.

 

Javier Fuenzalida A.,

 profesor Universidad Finis Terrae

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.