Connect with us

¿Que deseas buscar?

Gases Tóxicos, un peligro latente

(columna 2)

Hace menos de un mes tres personas fallecieron y una quedó gravemente herida producto de una inhalación de gas que se produjo en una Clínica de Salud de Santiago, situación que no es el único que ha ocurrido en nuestro país.  De esta forma nos cuestionamos por qué razón aún ocurren este tipo de accidentes, y qué estamos haciendo para evitar estas tragedias.

 

Nuestra Constitución Política asegura a todas las personas, el derecho a la vida, a la integridad física y psíquica. Es así como se desprenden la creación de  una serie de normas que exigen a las organizaciones aplicar medidas preventivas para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, lo que se puede realizar a través de los organismos administradores de la Ley 16.744, los respectivos comités paritarios de higiene y seguridad, como también a través de los profesionales del área de la prevención de riesgos.

 

Cabe destacar que el Código del Trabajo, en su artículo 184, es enfático en considerar que el empleador estará obligado a tomar todas las medidas necesarias, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad en las faenas, como también los implementos pertinentes para prevenir accidentes y enfermedades profesionales.

 

De igual manera el Decreto Supremo N 40 en su artículo N°21, señala que los empleadores tienen la obligación de informar aportuna y convenientemente acerca de los riesgos que entrañan sus labores, de las medidas preventivas y de los métodos de trabajo correctos.

 

Entonces si existen actualmente todas estas normas, por qué siguen ocurriendo accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, en especial sobre el ocurrido en dicha Clínica. Para entender qué fue lo que pudo haber ocurrido y cómo evitamos su recurrencia, es que trataremos de comprender lo sucedido.

 

Respecto a los gases que se citan  y que probablemente afectaron a los trabajadores, es el Ácido Sulfhídrico (HS), el cual corresponde a una sustancia en estado gaseoso que se encuentra en forma natural en el petróleo, gases volcánicos, aguas estancadas, entre otras.  Es además, producto de los desperdicios de animales y humanos.

 

 

Lo anterior desprende un olor muy fuerte, similar a materia orgánica en descomposición, y es mucho más probable detectarlo en bajas concentraciones, pero cuando se encuentra en grandes cantidades, inhibe las células olfativas rápidamente, lo que lo convierte en una sustancia altamente tóxica y peligrosa.

 

De esta forma, las personas que pudieron haberse enfrentado a un gas de estas características, como fue el caso de los trabajadores fallecidos, pueden permanecer inhalándolo sin darse cuenta.  En una segunda etapa, produce desorientación y desmayo, como resultado de la falta de energía en las células y finalmente la persona fallece producto de un paro cardiorespiratorio.

 

Respecto de la realización de tareas en espacios confinados, y donde se presume existen restos orgánicos, existe una alta probabilidad que se genere este tipo de gases. Por ello, es de vital importancia que se consideren medidas preventivas, como es el análisis de las hojas de seguridad de dichos gases, las que pueden obtenerse solicitando a los organismos administradores de la Ley 16.744 y/o bomberos, que son los especialistas en este tipo de emergencias, cuando existe la presencia de éstos.

 

Es importante que cada empresa tenga conciencia que existen peligros y riesgos en todo lugar de trabajo,  es por ello, que resulta indispensable la existencia de programas de prevención de riesgos, y protocolos de seguridad claros para el desarrollo de las tareas, que permitan una identificación previa y eficiente, la evaluación y control de todos los riesgos presentes, para  garantizar la vida y salud de los trabajadores en los distintos procesos y actividades que considera el rubro de la empresa.

 

Finalmente, es necesario informar que existen organismos de respuestas a emergencias y otros como CITUC, el cual brinda orientación y asesoría en caso de intoxicación, cualquiera sea el origen de ésta.  La atención es continuada, las 24 horas, todos los días del año, sólo basta llamar al (02) 2 6353800, teléfono que debiera estar en todas las empresas y hogares de nuestro país, donde se podrá obtener ayuda profesional para actuar sobre emergencias de esta índole.

 

 

Marcelo Rubio Rubio

Director de Escuela Ingeniería en Prevención de Riesgos
Santo  Tomás Rancagua

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.