Connect with us

¿Que deseas buscar?

Protégelos, de ti depende

(columnapdi)

Una agresión sexual infantil es cualquier tipo de actividad sexual con un niño o niña por parte de un adulto, desde una posición de poder, en la que el niño es usado para la gratificación sexual del adulto, siendo involucrado en actos sexuales de cualquier tipo, que no es capaz de comprender o detener.

 

Generalmente el adulto manipula la relación con el niño o niña a través de la seducción, chantaje, amenaza, intimidación, engaño y la utilización de la confianza o el afecto, o cualquier otra forma de coerción, haciéndolo sentir cómplice y/o culpable.

 

Como ya se mencionó, en una agresión sexual, por lo general, un adulto manipula al niño o niña a través de la seducción, chantaje, amenazas, intimidación y/o engaños. El victimario utiliza la confianza y afecto del menor, o cualquier otra forma de coerción, para lograr que éste se sienta cómplice o culpable. El menor se siente atrapado, no pudiendo develar lo que le ocurre.

 

Por lo anterior es importante proporcionar a sus hijos un ambiente en el que se sientan queridos y respetados; converse habitualmente con ellos sobre su cotidianidad, rutinas, actividades e intereses; enséñeles a reconocer las sensaciones de incomodidad asociadas a personas y situaciones específicas y cómo tomar distancia de ellas. Cuando esto ocurra, es importante que sepan que deben contárselo sin temor, ni culpas; responda con naturalidad y claridad las preguntas sobre sexualidad que hagan; enséñeles a conocer su cuerpo y partes íntimas, según su propia edad; nunca pase por alto una situación extraña que le cuenten.

 

Frente a una posible agresión sexual, es importante conocer que existen algunos indicadores físicos, emocionales y/o conductuales, que nos ayudan a detectar cuando un menor puede estar siendo victimizado, por lo que es importante acoger al menor, escuchar y confiar en su relato, mantener la calma, contenerle y evitar interrogarlo son los primeros pasos para detener una situación abusiva. Para activar los mecanismos de protección, nuestra obligación es estar atentos a las siguientes señales como rechazo o temor repentino frente a un adulto en particular; Resistencia a desnudarse y/o bañarse; aparición de temores repentinos; conductas o juegos sexualizados no acordes a su edad; irritabilidad o cambios en la forma de vincularse con los adultos; trastornos del sueño y/o del apetito; conductas regresivas, pérdida del control de esfínter; Indicadores físicos: dificultad para caminar o sentarse; dolor, picazón, contusiones o sangrado de la zona genital; presencia de enfermedades de transmisión sexual.

 

Es importante saber que ningún indicador, por sí solo, da cuenta de una situación abusiva. Por lo tanto, frente a la sospecha de que un menor ha sido vulnerado, puede denunciar en Fiscalías de Chile, PDI y Carabineros de Chile. Las dos últimas instituciones tienen el deber y la obligación de cursar una denuncia cualquiera sea el delito, en cualquier parte del país, las 24 horas del día y los 365 días de año.

 

 

Jefe Brisexme Rancagua de la PDI,

comisario Juan Ángelo Gacitúa.

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diario El Cachapoal - Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, Chile.
Fundado en Rancagua el 05 de Noviembre del 2003.